Parte de guerra: 10-16 de mayo

Como vimos, la semana pasada terminó con la toma de la cima del Sollube por el bando nacional. Esta nueva semana estará marcada por otros montes del sector de nuestro pueblo, el Bizkargi, el Tollu y el Jata,  pues en ellos se concentraron los esfuerzos de ambos bandos por avanzar o contener el avance hacia Bilbao. El primero caería en manos nacionales el martes a las 8:00 de la mañana y las otras dos alturas el viernes. Y si la semana pasada fue Bermeo el núcleo importante que pasaba forzosamente al bando nacional, esta semana serán Bakio y Errigoiti el lunes 10 y Arrieta el viernes 14. El bando republicano hará continuos esfuerzos para recuperar las posiciones, sobre todo el Bizkargi y Errigoiti. Incluso anuncian mediante los periódicos afines la recuperación de ambos y de la cima del Sollube, pero esto parece más fruto de la propaganda que de la realidad, pues al final de la semana los nacionales los que dominaban en todos los frentes cercanos a nuestro pueblo.

Entre todas las noticias de la semana, destaca una que encontramos el miércoles 12 en los periódicos republicanos, hablando sobre un supuesto bulo nacional sobre la toma de Mungia. Consideramos que merece la pena reproducirla, pues muestra muy bien la dinámica de la guerra psicológica que mediante la prensa llevaron a cabo ambos bandos:

“Hoy se tuvieron noticias en Bilbao de un despacho cursado por los rebeldes (…) Agregaban haber entrado en Munguía sin oposición. Se detallaba que la iglesia de Mungia, al entrar los rebeldes, era pasto de las llamas.

Todo lo que se afirma en el anterior despacho carece de veracidad. La iglesia de Munguía se hala intacta, como han podido comprobar esta mañana una visita que realizarona aquella localidad algunos corresponsales extranjeros.

Lo que parece más cierto es que los facciosos petendíanen efecto ocupar Munguía. Así lo demuestra la actividad aérea que sobre la población y sus alrededores desarrollaron los aparatos facciosos. Como suponía que aquello había de resultar la segunda edición de Guernica, lanzaban por delante la especie de que se hallaba ardiendo la iglesia para probar después la coartada. La primera incursión de los aparatos del Ejército invasor sobre la aldea de Munguía se desarrolló a las seis y media de la mañana. Testigos presenciales afirman que entre los aparatos figuraban los de marca alemana Jünker y Héinker”

La semana termina con las tropas nacionales acechando Mungia desde los montes circundantes, igual que pasaba con la también resistente Amorebieta.

Galería | Esta entrada fue publicada en Edad Contemporánea, Sucesos y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s